dilluns, 17 d’abril de 2017

La falsificació de la memòria



L’any 1982 un escriptor, l’alter ego de Juan Marsé, rep encàrrec d’escriure un guió basat en l’assassinat de Carolina, una prostituta, en la cabina de projecció d’un cine, mentre es projectava Gilda en la pantalla. L’escriptor s’entrevista amb Fermí Sicart, l’assassí confés que no recorda massa bé tot plegat.
Aquest és el nus de la història de la darrera novel·la, una novel·la menor i de lectura totalment prescindible. Juan Marsé torna al passat on acostuma a ambientar totes les seves novel·les i a un dels seus temes habituals: la falsificació de la memòria.

Sicart, no cultive usted la memoria, esa flor venenosa, a todos nos han pasado cosas que es mejor olvidar
“- Pienso que todos tenemos derecho a olvidar según qué cosas, ¿no le parece?
- Por supuesto. La cuestión es si lo que uno quiere olvidar es de su exclusiva pertenencia o lo comparte con otras personas. Y no me refiero tanto al olvido como a la desmemoria...
- ¿Qué quiere decir? ¿Acaso no se trata de lo mismo?
- No. El olvido puede ser involuntario. La desmemoria, sobre todo en este país suele ser una falacia perfectamente planeada
Permaneció un rato de pie junto a la baranda fumando, las gafas negras en la frente y mirando cómo las primeras sombras de la noche caían sobre la ciudad, acaso ordenando sus recuerdos en el negro agujero de su amnesia presumiblemente inducida y reconducida, tanteando al mismo tiempo el borroso perfil de otra ciudad que se extendía más allá de donde alcanzaba la mirada, la condenada ciudad gris de su condenada memoria
Sentía que el túnel de la desmemoria donde parecía perdido no podía, no debería serme totalmente ajeno
“¿Debería persistir buscando una verdad tan enmascarada, cuando esa verdad suscitaba menos interés que la máscara?”
En realidad, su desmemoria podría ser mucho más interesante que su memoria” 

En realitat la major part dels records que persisteixen en la nostra memòria no deixen de ser una falsificació de la realitat que vam viure i que amb el temps hem anat acomodant als nostres desitjos per tal de construir-nos un passat que ens abelleixi.

També en parlen a: