dilluns, 10 de juny de 2019

Ets superflu?


Un petit llibre en un prestatge de la biblioteca em cridar l’atenció pel seu títol “El home superfluo”. Escrit al 2013 no m’ha descobert res de massa nou, però algunes de les seves frases fan rumiar sobre el món en el que vivim i sobre el futur que ens espera que no sembla massa optimista.

¿Es usted superfluo?... Quien no produce ni -lo que es peor- consume nada no existe según los balances que predominan en las economías nacionales. Quien no tenga posesiones a las que no pueda llamar “propiedades” no es un ciudadano de plena valía

El acto de ser ha sido sustituido por el de consumir

“¿Pueden evitarse esas muertes masivas por inanición? Desde el punto de vista puramente cuantitativo no cabe duda de que es posible. La producción de alimentos en todo el mundo es la suficiente como para que nadie tenga que morir de hambre… Ni el hambre ni la pobreza tendrían que existir. No se trata de una ley natural, sino de un asesinato en masa por omisión.”

Superflua sería aquella persona cuya fuerza de trabajo no pueda ser empleada de forma rentable en los sistemas de circulación capitalista

En alguns cercles es parla de que seria desitjable una disminució de la població mundial de l’ordre d’un 10 o 20%, sempre pensant en països del Tercer Món que no són pas els més densament poblats. Aquesta és una fal·làcia, vista des del primer món. No ens ha d’estranyar gens el flux immigratori cap el primer món.

En 2005, el porcentaje de personas más ricas de Estados Unidos consumió un equivalente a lo consumido por los sesenta millones de personas más pobres del país. Visto de ese modo, son los habitantes más ricos de Occidente los peores parásitos

Los recursos son limitados y el crecimiento llegará a chocar con un tope, de lo cual se derivará el imperativo de reducir nuestro bienestar para al menos de ese modo garantizar a los otros el derecho a la alimentación y a una vida digna.” Això és així, però no s’està disposat a acceptar-ho i se segueix postulant un creixement indefinit i insostenible. Aquests darrers dies coincidint amb el dia internacional del Medi Ambient s’han fet crides i accions a utilitzar menys embolcalls i menys plàstics. Realment són efectives aquestes crides? O potser, només són formes de quedar bé, de netejar algunes males consciències?

Al que alguna vez ha ido a parar al vertedero les resulta difícil volver a salir de élEs referència als que han quedat fora del sistema.

El objetivo del capital es conseguir la disponibilidad más flexible de mano de obra barata y reemplazable” … “Tienen pocas perspectivas de mejorar su situación, ya que un muro apenas franqueable separa a los trabajadores temporales de los empleados fijos

De ese empobrecimiento masivo de los últimos años, han sacado provecho los más ricos entre los ricosAquests superics són oligarques amb el ple sentit de la paraula: “Son aquellos actores sociales que saben defender su inmensa fortuna y pueden transformarla en influencia política

“Una riqueza personal masiva perjudica la exigencia de igualdad a la que no puede renunciar ninguna sociedad medianamente democrática”. “La desigualdad material condiciona la desigualdad política” La propietat és l’esca del pecat. Al llarg del temps ja ho han afirmat molt filòsofs i pensadors, però de ben poc ha servit de moment.

Todo puede perdonarse menos la renuncia al consumo. Ello mina el sistema capitalista de modo drástico

El trabajo asalariado es la columna del sistema capitalista ya que sin salarios no existiría un amplio poder adquisitivo, y sin poder adquisitivo no habría demanda, y sin demanda no habría mercados masivos, ni crecimiento ni producción en el futuro.” Aquest és el fonament del sistema econòmic en el que vivim. No som capaços de pensar-ne un altre. Podria existir una societat sense treball assalariat?

No es la economía la que está en crisis, la economía es la crisis; no es el trabajo lo que falta, es el trabajo lo que está de más, bien pensado, no es la crisis sino el crecimiento lo que nos deprime

Lo que estamos experimentando en la actualidad no es una pequeña crisis del capital que pronto será superada por la vía que nos conduce hacia los paisajes florecientes del pleno empleo y de la justicia social, sino un problema estructural inmanente que se agudizará. No podremos ya controlar tales procesos negativos con una inspirada política impositiva o inversionista o con un nuevo aumento del consumo

En un futur no massa llunyà acabarem sent molts els superflus. Què trist i depriment!