divendres, 19 d’abril de 2019

El temps del mig. La nissaga dels Chironi segueix

Aquest és el segon llibre de la trilogia. Segueix la nissaga dels Chironi que havia començat amb Estirpe. S’inicia a l’octubre de 1943 en plena Segona Guerra Mundial quan Vincenzo Chironi arriba a l’illa de Sardenya a la cerca de les seves arrels i es dirigeix a Nuoro. Aquella tierra que estaba pisando prometía reconciliarlo consigo mismo, cerrar el círculo que había permanecido abierto dramáticamente a lo largo de su vida
Per Vicenzo, d’alguna manera allà començava de nou la seva vida: “de pie sobre una roca, escrutando el punto exacto desde el cual nacía el día, se dijo a sí mismo que aquello era el amanecer de todo

Él lo sabía todo sobre la soledad

L’illa de Sardenya, el seu paisatge i la història de la nissaga dels Chironi continua amb un ritme pausat i amb acurades descripcions dels llocs, dels seus ambients i de les persones i els seus sentiments i emocions.

Segons els habitants de l’illa si quiere formar parte de esta tierra, aprenderá lo que significa congoja… Es la maldición y la bendición de las islas: un constante ir y venir… con congoja
“¿Pero acaso no son solo instantes las cosas que cambian el mundo?”

De la nissaga Chironi ja només resta el patriarca Michele Angelo Chironi amb 72 anys i la seva filla Marianna. Vicenzo, fill de Luigi Hippolito, té 27 anys quan arriba a Sardenya: “… a sus veintisiete años, tras doce de orfanato, siete de seminario y los restantes …”. Deixava tota una vida enrere i volia tornar a començar.

Corrían tiempos difíciles, los lugares sólo eran nombres de lugares. La humanidad era carne de matadero” … “Tendría que aprender a contentarse con un presente sin futuro, como todo a su alrededor, como la vida misma que, vista desde allí, parecía incluso habitable

Michele Angelo i Marianna ignoren l’existència de Vicenzo. “Se sienten sobrevivientes, padre e hija, dentro de un purgatorio inmóvil de gestos siempre iguales

Quan arriba al seu destí, “Vincenzo permanece un tiempo interminable frente a la puerta. Ahora que ha alcanzado la meta no sabe qué hacer. Se debate entre pensamientos enfrentados
Allí dentro advierte un tiempo que se ha detenido. El silencio en una certeza ineludible, como si incluso la savia del interior de las plantas que se apiñan en ese espacio hubiera decidido discutir silenciosamente y los insectos hubieran decidido volar sin vibraciones, zumbar sin sonido. Ese silencio es un regalo, piensa instintivamente Vincenzo. Le resulta reconfortante que su casa, la sede de su estirpe, esté en silencio

Michele Angelo se conmueve al sentir que se está escuchando a sí mismo en todos los aspectos. Si no sonara a soberbia, le daría por pensar que la historia recomienza exactamente como había comenzado. También él había sido arrancado del orfanato para ser entregado a la vida”. El retorn d’un Chironi fa reviure a Michele Angelo i Marianna. És com recomençar de nou.

Vincenzo s’adapta bé a la seva nova vida a Nuoro. “Había sido bien acogido por la comunidad de nuoreses. Alguna vez había llegado a pensar que se trataba de un club tan exclusivo que se consideraba muy afortunado por haber sido admitido en él

Els Chironi estaven feliços i contents amb l’arribada inesperada de Vincenzo. “Eran como ramas secas, como plantas infértiles que no son arrancadas por una mera cuestión de dejadez o de pereza y que de repente engendran una joya, una señal de vida allí donde se evidenciaba una muerte segura. Aquel sobrino y nieto perfecto había sido el brote que convence al jardinero para salvar la planta entera cuando ya la había dado por perdida

Però el destí tràgic dels Chironi tornaria aviat. “La mirada escalofriante del destino estaba apuntando de nuevo hacia su casa” Un somni avisa a Marianna. No sap exactament que passarà, però té molt clara l’advertència que ha rebut i es preparen juntament amb Michele Angelo.

Callaron. La luz se estaba desvaneciendo tras los cristales y aquella tarde iba convirtiéndose en noche sin previo aviso”. “Era como si una piedra lanzada al azar hubiera impactado en el punto más vulnerable de un cristal. Eso es lo que se dice, ¿no? Que hay un punto concreto en el cual es posible despedazar en un solo segundo incluso los cristales más resistentes

Y a pesar de todo su trabajo prosperaba, lo que evidenciaba plenamente la maldición de los Chironi, condenados a sufrir en medio de la abundancia

Michele Angelo ja amb 89 anys pensa en la maledicció de la seva nissaga: “Se enfada cada vez que le da por pensar que su longevidad no es otra cosa que una sutil represalia por parte de quien quiere que él presencie el final completo de su estirpe

Però no serà així, finalment arriba a la seva fi: “Michele Angelo camina despacio, pero camina aún… Tiene plena consciencia de lo que está sucediendo y se siente sereno justo cuando creía que se iba a sentir alterado. Ahora que se está acercando reconsidera eso que ha dicho infinidad de veces: la muerte es lo único que no tiene remedio. No lo tiene en verdad, pero sorprendentemente esa certeza no le atemoriza en modo alguno. No sabría como explicarlo, lo único cierto es que del mismo modo que ha venido al mundo ahora se está yendo de él. Respira hondo, piensa en la ambigüedad del vuelo que nunca se sabe si deriva de un impulso desde abajo o más bien de un agarrón invisible desde arriba

Com en el primer llibre de la trilogia de nou Marcelo Fois ens té preparat unes darreres pàgines on ja s’albira la possible continuació de la nissaga Chironi.

Nunca más ocurrirá que nuestros recuerdos tengan igual dignidad. Nos hemos conducido exactamente a donde estamos. A partir de ahora tú renaces y yo, a poco a poco, muero

Ja tinc feta la reserva del darrer llibre de la trilogia a la biblioteca. Espero impacient per conèixer com acabarà.

També en parlen a: